Budapest en 3 días

¿Qué ver en Budapest en 3 días?

budapest en 3 dias

Budapest es un destino idílico para hacer un viaje, aunque no tan popular como otras ciudades. Para poder conocer todos sus recovecos en detalle necesitaremos un mínimo de 3 días, incluso quizá una semana, aunque es posible que no tengamos tanto tiempo. En este artículo te vamos a enseñar los lugares imprescindibles que debes conocer en tu viaje a Budapest, para que no se te pase nada importante.


Disfruta de las vistas en el Bastión de los Pescadores

Antes de empezar con nuestro recorrido es importante organizarse. Para ello podemos subir al bastión de los Pescadores, lugar desde el que se pueden apreciar las mejores vistas. Podemos visualizar una larga serie de monumentos, como el Parlamento, la emblemática Basílica de San Esteban o el Puente de las Cadenas. Como curiosidad, muchas personas piensan que el bastión lleva cientos de años ubicado en la colina, pero lo cierto es que se construyó a principios del siglo XX.


Conociendo la Iglesia de Matías

Nuestra primera parada va a ser esta iglesia, obra de Frigyes Schulek. Lo primero que nos llama la atención es su elevada y esbelta torre, además de su tejado que brillará de forma incesante en cualquier día soleado. Aunque parezca imposible, su interior mejora todavía más: aquí podemos disfrutar de una nave llena de recursos góticos, con increíbles murales y una decoración que no dejará a nadie indiferente.


Visita cultural a la Galería Nacional del Palacio Real

La Galería Nacional del Palacio Real está apostada en el interior del Palacio, por lo que es de visita obligatoria. Este museo se caracteriza por ser muy abundante en contenido, abarcando desde el periodo gótico hasta la segunda mitad del siglo XX.

La obra se centra básicamente en la obra de origen húngaro, aunque hay de todo un poco. La visita te ayudará a ampliar tus conocimientos en tu viaje a Budapest.


Relájate en los balnearios de la ciudad

En Budapest podemos encontrar una gran serie de balnearios (SPA) para relajarnos del bullicio del día a día en la ciudad. Están considerados de los más bellos de toda Europa, por lo que seguro que vas a querer verlos. Algunos de los más destacados son el Luckas, Rudas, Szechenyi o el Gellert, aunque hay muchos más.


Pasea por el puente de las cadenas

El Puente de las Cadenas es otra de las actividades que tenemos que hacer si o si. También es conocido como el Puente Széchenyi; por su belleza, le hace competencia a otros puentes populares como el Puente Viejo (Heidelberg) o el Carlos (Praga).

Fue creado por Adam Clark, aunque lleva el nombre de István Széchenyi (el promotor de la obra).

Su historia es bastante curiosa: fue el primer puente que unificó las dos orillas del Danubio, teniendo una elegancia de lo más destacada. Unifica Pest con Buda. Nosotros te recomendamos que hagas el recorrido a pie, ya que así podrás disfrutar de sus vistas con mayor detenimiento.


Conoce la Ópera de Budapest

Otro de esos lugares que ver en Budapest. Muy probablemente termines disfrutando más de la ópera si sigues alguna visita guiada (y merece la pena). Por un pequeño suplemento de precio podrás tener 2 arias de ópera una vez que se haya terminado la visita.

Fue creado por Adam Clark, aunque lleva el nombre de István Széchenyi (el promotor de la obra). Su historia es bastante curiosa: fue el primer puente que unificó las dos orillas del Danubio, teniendo una elegancia de lo más destacada. Unifica Pest con Buda. Nosotros te recomendamos que hagas el recorrido a pie, ya que así podrás disfrutar de sus vistas con mayor detenimiento.

Debes de saber que hay espectáculos todos los días a las 3 y a las 4 de la tarde, por lo que no hay excusa para no visitarla. Cuenta la historia que fue mandada construir por el emperador Francisco José estableciendo la condición de que no fuese más grande que la ópera de Viena. También dicen que el emperador tan sólo la visitó una vez y aseguró que se había cumplido con lo ordenado.


Disfruta de la experiencia en la Basílica de San Esteban

La iglesia data de la segunda mitad del siglo XIX y se construyó siguiendo las directrices que marcaba el neoclasicismo. Su torre tiene una altura de 96 metros. Su interior está decorado con una larga serie de mosaicos y mármoles representativos.

Pero lo mejor de todo lo encontraremos a través de una larga escalera de caracol que nos llevará hasta el mirador, desde el que podemos apreciar toda la ciudad. Entre los monumentos más importantes que veremos desde el mismo, destacamos La Iglesia de Matías y el Palacio Real.


Conoce la Sinagoga de Budapest (la más grande de Europa).

Teniendo en cuenta que en Budapest se asentaba una de las poblaciones judías más importantes de todo el mundo, a nadie le sorprende que aquí esté la Sinagoga más grandes de Europa y la segunda más grande del mundo (la primera está en Nueva York).

Fue terminado en el año 1859 y se caracteriza por su estilo arabizante. Sorprende la distribución en su interior, con zonas claramente destinadas a hombres y otras para mujeres.

Está ubicada en el antiguo barrio judío. Como curiosidad, en el año 1944 vivió uno de los momentos más negros de la su historia cuando muchos de los judíos que vivían en los alrededores serían deportados a campos de concentración. Se considera todo un símbolo que sirve para rendir homenaje a todas estas personas.


Haz tus compras en el Mercado Central de Budapest

El Mercado Central es grandísimo y consta de dos plantas, además de un sótano en el que se sitúa un supermercado. La primera planta está formada casi exclusivamente por tiendas de artesanía, siendo un punto de encuentro clave para los turistas.


Pasea tranquilamente por la Avenida Andrassy

Sabemos que, entre tanto ajetreo, puede ser complicado sacar algo de tiempo para pasear tranquilamente, pero es imprescindible para disfrutar de la visita.

La Avenida Andrassy está considerada como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO. A través del recorrido que nos propone, podemos disfrutar de edificios emblemáticos como el Teatro de la Ópera, la Casa del Terror, o el café Lotz, uno de los más extraordinarios del lugar.

Sabemos que ir a tantos sitios que ver en Budapest en tan sólo 3 días puede ser algo complicado. Sin embargo, si te organizas bien seguro que puedes con todo.


Your Awesome Color